Bienvenidos...

Mi blog de Comercio Exterior

Soy contador público (UNL), Especialista en Comercio Exterior (UNR) y Despachante de Aduana. Escribí dos libros que buscan -sobre todo- insertar personas en la exportación: Teoría y Practica de la Exportación por Cuenta y Orden de Terceros (Ed. Librería Cívica, 2013); y Comercio Exterior Para No Especialistas (Ed. Tarifar, 2015). Combino mi trabajo diario con la docencia en carreras de grado y posgrado de algunas universidades nacionales y seminarios en instituciones intermedias de todo el país, y en algunas empresas (“in company”). Suelo participar en los medios con columnas especializadas. Vivo mi trabajo como una pasión, aunque lo más importante siempre está fuera del trabajo. Mi frase preferida: Nunca te des por vencido, porque si lo hacés, viene un chino y te mete en la góndola de los lácteos. Bienvenidos!!!.

jueves, 9 de marzo de 2017

Quiero vino por favor!. Llegó el Puerta a Puerta a los vinos.

Por Diego Dumont - Para Puerto Negocios

Hace varios años  (qué viejo que estoy),  sonaba en todas las fiestas  un tema de la agrupación La Mark, que no merece ninguna medalla ni por la letra  ni por encanto musical, pero seguramente dejó  a sus ejecutantes una buena moneda en el bolsillo por ser un ícono de algunos días de verano, para  luego pasar a las profundidades del olvido y a desperdiciar un lugar que podría haber sido mejor aprovechado en la memoria de quien escribe. El título, la letra y el estribillo, todo en uno: quiero vino por favor.

Pero no sólo La Mark quería vino. Muchos mercados extranjeros demandan vino argentino por su reconocida calidad y precio competitivo. Sin embargo, al ser este un producto alimenticio, debe cumplir con algunos trámites para luego ser exportado que muchas veces hacen difícil a quienes se inician en el negocio, la inserción y el aprovechamiento de oportunidades.

Pero en febrero  pasado se flexibilizó la exportación (y la importación)  de pequeños volúmenes de vinos o mostos. Así lo indicó Resolución 28-E/2017 (Min. Agroindustria/INV), eximiendo del “Análisis de Exportación” o de la extracción de muestras por “Control Importación”, a algunas partidas de vinos y mostos previstas expresamente. 

La norma favoreció a ciertos envíos como:
-  los que tramitan por la via diplomática,
-  las muestras destinadas a ferias o eventos de promoción en envases de hasta 5 litros y cuya cantidad total no sea superior a 60 litros;
- los envíos de carácter ocasional entre particulares y los realizados por turistas extranjeros, sin finalidad comercial  (en envases de hasta 5 Iitros y hasta 30 Iitros en cantidad);
- partidas con valor comercial de hasta 100 litros por producto;
-  partidas de vinos o mostos que egresen o ingresen para fines de experimentación científica o técnica (hasta 12 Iitros y de hasta un máximo de  2 unidades de un mismo producto); 
- envíos de hasta 60 Iitros que formen parte de los efectos personales de particulares con motivo de mudanza o traslado;  
- vinos destinados al consumo personal o familiar de los particulares que no excedan los 15 Iitros por pasajero y que formen parte de su equipaje, y
-  muestras sin valor comercial que tengan como objeto concretar operaciones comerciales, hasta un volumen de 100 litros con un máximo de 18 litros de un mismo producto.

Como requisito obligatorio, todos los productos beneficiados deben contar con el correspondiente Análisis de Libre Circulación habilitado y en vigencia (aunque no es obligación ser aportada en envíos postales y por courier). Por el lado de los importados, deben ingresar fraccionados y etiquetados y poseer un certificado de análisis extendido por laboratorio oficial o reconocido por las autoridades sanitarias del país de origen, donde conste su aptitud para el consumo, y si ingresan por la via postal o Courier están exceptuados de la presentación de certificado de análisis.

Aunque la norma beneficia a exportaciones e importaciones, el foco debe estar sobre las primeras. En esta época de impulso de ventas argentinas al exterior, es un avance importante, que puede facilitar la presencia del vino nacional en nuevos mercados y ojalá nos salve de seguir recordando la “canción”. Nos vemos!.

Al pié la norma completa:

lunes, 6 de marzo de 2017

Se derogaron las DAPE y DJAS

Esta mañana se derogaron las Declaraciones Anticipadas de Servicios (DJAS) y de pagos al exterior (DAPE). Les dejo los enlaces de Twitter ya que no hay mucho más que agregar. Era una norma esperada. Nos vemos!


lunes, 20 de febrero de 2017

Amigarse con la tecnología: eliminación de aranceles de importación en Informática y Telecomunicaciones

Por Diego Dumont
Tal como se esperaba, el Gobierno eliminó el arancel de importación a determinados bienes relacionados con Informática y Telecomunicaciones, según puede verse en cuadro abajo. La medida empieza a regir desde el 31 de marzo de 2017 para tablets, netbooks, notebooks y unidades de proceso; y desde mañana para el resto de las mercaderías.







Con el sinceramiento de precios se buscaba quitar el costo financiero, pero aun faltaba este punto para estar a tono con un mundo que tiene a los países asiáticos con importantes ventajas en la producción de Hardware, mientras que en occidente el potencial está de la mano del Software. En el caso de Argentina, con excelente calidad de ingenieros para el desarrollo en sistemas y videojuegos.

Esta medida morigerará el turismo de compras a otros países como Chile, donde la tecnología ya ingresaba a arancel 0 merced a Acuerdos de Libre Comercio que tiene ese país con Estados Unidos, China, Japón y Corea.

Quedan pendientes otros productos que siguen gravados con altos aranceles como monitores (12%), celulares (arancel 16%), TVs y consolas (Arancel importación 20%); y también dar solución al tema social reubicando a los trabajadores del sur afectados en cadenas productivas según el perfil de nuestro país (insisto con el software).

Los aranceles caros en IT generan una transferencia de la gente y sector productivo a pocos empresarios, y hace perder energías en una competencia imposible con los países asiáticos productores de hardware (por eso Estados Unidos tiene Silicon Valley como polo tecnológico y se ha desentendido del hardware, salvo excepciones).

Habrá que que ver en cuanto incide la eliminación de aranceles sobre el precio de venta al público en los próximos meses, sobre todo teniendo en cuenta que es un sector en el que grandes importadores han remarcado hasta un 100% en la venta retail doméstica. Nos vemos!


domingo, 5 de febrero de 2017

Poder financiar es poder vender. Forfaiting: lo que Pedro quiere, lo que Juan no encontraba y lo que Argentina necesitaba.

Fuente: http://itfa.org- Asociación Internacional de Forfaiting
Por Diego Dumont, para LA NACION, 09/02/2017
http://www.lanacion.com.ar/1982913-forfaiting-poder-financiar-es-poder-vender)

Juan, un exportador argentino, pretende colocar su producto en el exterior, quiere cobrar lo antes posible para recuperar el capital invertido y obtener su ganancia. De la misma forma, Pedro, el importador extranjero, necesita plazo de pago prolongado para incorporar los productos importados al proceso industrial (o comercial) evitando distraer valioso capital de trabajo de antemano. Es un caso sumamente frecuente que puede terminar con una venta frustrada.

Cuando las políticas de promoción a las exportaciones no constituyen una cuestión de Estado, quedan más bien atadas de manos a los vaivenes del contexto. Así ha sucedido en Argentina a pesar de tener una Ley Nacional (23101), vigente desde hace más de 30 años, que ha sido insuficientemente acompañada y enriquecida reglamentariamente.

¿Por qué Juan no podía con Pedro?. La carroza por delante.
Después de la crisis del 2001, con la creación del Mercado Único y Libre de Cambios en 2002 (que no ha sido ni “único” ni “libre”), se obligó a los exportadores  argentinos a adelantar sus cobros al exterior a plazos preestablecidos según la mercadería, que se perpetuaron -con variaciones mínimas- aún en tiempos de mayor bonanza, llegando a un máximo de un año y tocando el  mínimo ridículo 15 días corridos en la etapa final del Gobierno anterior para graneles y sujetos vinculados. Si Juan quería financiar a Pedro, debía recurrir a fondos propios y a practicar cierto arte esotérico para calzar las prefinanciaciones y post-financiaciones de exportaciones a plazos cortos, con sus necesidades financieras, pero no  podía ofrecer plazos importantes -aunque quisiera- salvo excepciones que no vienen al caso.   Esto constituía una primer limitante al poder de venta argentino.

Sumado a esto, las líneas de financiación locales y extranjeras suelen acotarse cuando asoman vacas flacas en el horizonte. La consentida coexistencia de una dualidad cambiaria (blue/oficial), y las maltrechas Reservas Internacionales se transformaron en el chaleco de fuerza auto-ajustado para cualquier cambio posible. Y perdimos terreno. Y Juan perdía la venta a Pedro, Pablo y Vilma.

Sucede, querido lector, que un país que tiene que exportar –como el nuestro- (y “tiene” en negritas), porque su producción y capacidades supera con holgura al consumo interno en varios rubros (y necesita esos dólares para importar lo que no produce o produce insuficientemente en cantidad o calidad), precisa condiciones apropiadas para competir. La competitividad no pasa por una calificación mágica, sino más  bien por una decisión política, y abarca variables que van desde el desde el tipo de cambio competitivo, hasta infraestructura, ausencia de “burrocracia” en las gestiones, reglas claras, conciencia exportadora en el empresariado, acuerdos con socios comerciales para sortear barreras técnicas y facilitar el intercambio, la no exportación de impuestos, y entre seguramente  muchas otras más, precisamente la capacidad de financiar.

Juan necesitaba la carroza atrás del caballo y no al revés. Así lo entienden en el mundo los países más exitosos en el comercio, y sabiendo que los bancos privados no resuelven  todos los problemas del exportador, suelen crear las llamadas Agencias de Crédito a la Exportación -públicas o mixtas- (ACE o ECA en inglés, por Export Credit Agencies) enfocadas específicamente en la fuerza exportadora. A modo de ejemplo, los países de la OCDE - “el club de los ricos” en el que Argentina quiere fichar- , tienen una o más ACE para motorizar sus exportaciones. http://www.oecd.org/trade/xcred/eca.htm

La carroza por detrás

Argentina no integra aún la OCDE pero tiene su ACE: el Banco de Inversiones y Comercio Exterior. Con reciente  la ampliación a 3650 días del plazo para ingreso de divisas de todas las mercaderías de la nomenclatura (Resolución 47 E de Secretaría de Comercio), y con un marco de tipo de cambio más estable, se abrió la calle del Forfaiting, o Forfait como se conoce en francés, idioma del que proviene. Una herramienta que permite a Juan financiar a Pedro hasta un plazo máximo de 10 años  y a Pedro pagar hasta dicho plazo. Juan cede al BICE (forfaiter) el derecho de cobro del crédito de la exportación a Pedro, documentado con una letra de cambio aceptada por Pedro, un pagaré emitido por Pedro, Carta de Crédito, etc.. Luego Juan cobra el total, deducidas las comisiones y gastos bancarios. 

La operatoria puede incluir -y de hecho en la línea del BICE sucede- la presentación de una garantía que lo satisfaga, porque una vez aceptada la operación, Juan se desentiende de riesgos políticos y de transferencias.  Era muy necesario para una Argentina que busca hacer despegar sus exportaciones y estar "en talla" para el comercio, un instrumento de esta importancia, al que la propia Cámara de Comercio Internacional de París dedicó especial atención para facilitar la operatoria, con las reglas de uso voluntario URF 800 (2013).

Aquí  la ficha de la línea de  Forfaiting ofrecida por el BICE. Nos vemos.




Translate